in

Lo Amo!Lo Amo!

TEME A DIOS

Conocida es por muchos la parábola del juez injusto, propuesta por Jesús según Luc.18:1-8. Conocido es también que muchas personas viven como aquel juez: Sin temor de Dios ni respeto a hombre.

El temor de Dios es lo que aparta a los hombres del mal. Dijo el salmista en oración:

«¿Adonde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos allí estás tú; y si en el abismo hiciere mi estrado, he aquí allí tú estás. Si tomare las alas del alba, y habitare en el extremo de la mar, aun allí me guiará tu mano y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandece tocante a mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día: lo mismo te son las tinieblas que la luz.» Sal.139:7-12.

Dios estableció que todos los humanos muramos una vez y después seamos juzgados (Heb.9:27). Es menester que todos comparezcamos ante el tribunal de Jesucristo (Rom.14:10). Y aun de cada palabra ociosa que hablemos, daremos cuenta en el día del juicio (Mat.12:36).

El que teme a Dios trata de agradarle, no sólo por conveniencia o por temor al castigo, sino porque ama a Dios y se complace en obrar bien, aun en sus acciones más íntimas y particulares. Su propósito es imitar a los ángeles. Es bueno temer a Dios.

El respeto a los hombres, o temor a la opinión de los demás, es lo que hace que la gente cuide su apariencia para no caer en deshonra pública. La justicia humana no es sólo la que está representada en los tribunales para castigar a los delincuentes, sino también la que convierte a cada individuo en juez de los demás; por eso la buena o mala impresión que causamos en otros influye tanto en nuestro éxito o fracaso, ya sea en los negocios como en cualquier otro aspecto de las relaciones humanas. Es bueno respetar a los hombres.

Hay quienes no sólo violan la Ley de Dios y las normas de buenas costumbres, sino que además hacen poco caso de sus propias conciencias; solamente atienden a sus instintos, como los seres irracionales, y ni aun se apenan de ser así.

La persona que tiene temor de Dios es siempre moral. La que se comporta moralmente ante los demás, tiene, si no temor de Dios, por lo menos un poco de vergüenza; pero la que exhibe su inmoralidad, no tiene una cosa ni la otra.

En la escala de la creación, el humano ha sido puesto a la cabeza de las criaturas terrenas, e invitado a la vida celestial. Es lastimoso que tantos, lejos de ascender, se dejan arrastrar a una vida inferior.

Lector, tu eres el responsable de tus hechos, y quien recibirá el pago por los mismos eres tú; escoge, pues, cómo has de vivir. Si degeneras en el vicio y el placer desenfrenado, comenzarás a sentir la recompensa desde antes del juicio final, en tu misma carne. Si te contentas con no ser muy malo, y ser bien visto por los hombres, así será tu recompensa; pero recuerda que la gloria de los hombres es vanidad. Si aspiras a una vida superior, teme a Dios. Considera que la sangre de Jesucristo puede redimirte y que los que fueren tenidos por dignos de aquel siglo, y de la resurrección de los justos, son iguales a los ángeles.

«El fin de todo el discurso oído es éste: teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dos traerá toda obra a juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena o mala.» Ecc.12:13 y 14.

Smay. B. Luis, Bejucal, Cuba, 1970

Reconocido

Written by Hakot

Entusiasta, impetuoso y en ocasiones irreverente, amante de la tecnología y apasionado por el diseño gráfico, fiel servidor de Dios y a su ministerio. Amante de mi familia, dichoso esposo y bendecido enormemente con un hijo extrovertido. Fiel creedor de la oportunidad de implementar las redes sociales como un gran medio de esparcimiento del evangelio de salvación. Diseñador gráfico de la Web de #NoLoDejesEnVisto

Comments

Leave a Reply
  1. Saludos. Viendo de esta web y lo en ella se escribe en la portada, que dice: jesus es nuestro rey. Deseamos compartir con uds. tal como dice la palabra de Dios en
    1 de Pedro 4:10: Cada uno según el don que ha recibido, adminístrelo á los otros, como buenos dispensadores de las diferentes gracias de Dios. Esto es pasándolo a los demás. Los entendidos entenderán. Dn.12:10. Y es lo siguiente:
    Es mejor que se diga: el Mesías es nuestro Rey; porque si decimos Mesías o Cristo está correcto, porque esas palabras vienen del vocablo
    hebreo Mashiaj que significa ungido; y al trasladarse a otros idiomas como el griego, pues quedó la palabra Christós. Pero lo que no está correcto es darle nombres al Padre y a su Hijo el Mashiaj-Cristo. Porque el nombre de Dios no existe
    en la biblia; el nombre de su mencionado hijo no existe en la biblia. Todo ha sido una trama del enemigo de Dios. En los siguientes versos vemos como Dios ocultó su nombre, lo que se entiende como su nombre es un apelativo: YO SOY EL QUE SOY; al igual que el de haMashiaj – el Cristo que también es un apelativo: Imanuel-con nosotros Dios. Los versos son estos: Ex.3:14 y la primera parte de Ex.6:3; Pr.30:4, y los versos referentes a Mashiaj son: Is.7:14: Imanuel-con nosotros Dios; Is.9:6: atributos; Pr.30:4; S.Mt.1:23. No le digan: jehová ni yahweh. Y a haMashiaj no le digan: yeshúa ni yahshua ni iesous ni jesús, porque no son sus nombres, sus nombres nadie lo sabe según se nos informa en estas referencias. Y quedan verificados
    que sus nombres no son conocidos en S.Mt.11:27. Las veces que en Jn.17 se menciona diciendo: He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste: tuyos eran, y me los diste, y guardaron tu palabra. Eso es un dicho metafórico.
    Hay varias metáforas en la biblia que son: Dios habló con el pueblo cara a cara, la mujer y Manoa vieron a Dios; Isaías vio al Rey, Señor de los ejércitos Is.6:5 etc.
    Para uds. comprender estas metáforas, deben leer y entender Ap.3:12 que concluye con la afirmación de que sus nombres no son conocidos. Si no creen en estos versos que les he dado, es vuestro problema y no el mío.
    Les voy a explicar una cosa para ver si uds. caen en razón: ¿por qué en S.Mt.1:21 pusieron al tal jesús según dice la biblia, de acuerdo a que el ángel lo había dicho? Y el ángel lo que dijo es: Imanuel.
    Si uds. abren los ojos verán que lo mismo que se dijo en Is.7:14 y S.Mt.1:23 debe ser por consiguiente lo mismo en el verso 21. Y por estas razones nosotros vemos claro, la perversa manipulación de la mano católica en las escrituras.
    No os hagáis tatuajes. Lv.19:28.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

What do you think?

0 puntos
Upvote Downvote

Kevin

¡No llores más!