in

Lo Amo!Lo Amo!

QUÍTESE LOS ZAPATOS

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Marzo 09, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Éxodo 3:1-6
Vespertina Romanos 12:1-2

¿Cuándo fue la última vez que usted se quitó los zapatos? ¿Cuándo fue la última vez que usted se despojó de algo que no era agradable al allegarse a Dios?
A Moisés, al entrar ante la presencia del Todopoderoso en la zarza ardiente, Dios le indicó que se quitara sus zapatos, porque el lugar que pisaba era santo. Es importante reflexionar acerca de nuestra vida espiritual antes de entrar a la presencia de Dios, pues Él es santo y sería inapropiado presentarnos ante Él con una actitud de dejadez y simplemente esperar su atención y favor.
Es de suma importancia que examinemos nuestro aspecto espiritual cuando adoramos a Dios. Él es santo y debe ser reverenciado; su nombre sobre todo nombre es, sus obras son rectas, y Él no mirará al pecado.
Cuando esté en comunión o meditación, hágase estas preguntas: ¿He tenido una experiencia tipo zarza ardiente en mi búsqueda de Dios? ¿Estoy dispuesto a tener una en el futuro? Si ya pensó bien en las repuestas, es tiempo de subir al monte Horeb para tener un encuentro con Dios.
Así que, cuando tenga su próximo encuentro con Dios, primero quítese los zapatos para entrar ante la presencia de Él. Examínese a detalle antes de entregar su presente en su altar. Recuerde que Él es merecedor de lo mejor de nosotros.

-David Rodríguez

La vida personal de oración es esencial para la limpieza espiritual.

Escrito por Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IMPREDECIBLE DIOS

EN EL SILENCIO