in

Lo Amo!Lo Amo!

Luz y Sombras

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Enero 13, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Isaías 50:10
Vespertina Éxodo 33:13-23

Los días brillantes nos animan y nos dan la impresión de que no hay cabida para otras instancias. El bienestar que nos produce niega a la mente que existen los nubarrones o la oscuridad.
En el sentido espiritual sucede lo mismo. DIOS nos regala momentos esplendorosos que quisiéramos atesorar por siempre, pues en la santa serenidad de su silencio y en la profundidad del alma, sentimos su presencia y vemos su gloria; sin embargo, hemos de pasar por valles de sombras, según nos dice el Salmo 23.
Estar frente al Todopoderoso, sentir su aroma, apreciar la belleza de su santidad es un perfecto don de Dios, quien conociéndonos, que no somos más que polvo, ha tenido a bien llenarnos de su Espíritu, y nos permite vivir en esta natura lo que hemos de esperar al ser transformados a la final trompeta.
La misericordia de Dios excede todo conocimiento y transitoriedad de las dimensiones humanas y la levedad del ser.
¡Oh, bendición inefable, que en días sin sol nos son revelados los tesoros del Altísimo! ¡Noche de sombras donde el Espíritu nos conduce a Dios!

-Istra Caimanque

Aunque ande en valles de sombra de muerte, no temerá mi corazón.

Escrito por Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comentarios

0 comentarios

¿Qué piensas de esta publicación?

1 punto
Upvote Downvote

UN NUEVO COMIENZO: Programa de Culto Divino y programa de Consagración de Enero 12 desde Montería, Colombia

Amor Por Las Almas