in

Lo Amo!Lo Amo!

LA CRÍTICA

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Septiembre 11, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Lucas 13:10-17
Vespertina Lucas 18:9-14

La frecuencia con que utilizamos esta herramienta del enemigo en nuestra vida diaria es abundante. En ocasiones me he sorprendido opinando, ya sea favorable o desfavorablemente sin conocer mucho del tema uniéndome a los criterios emitidos, siendo uno más que condena o alaba. Cuando me he dado cuenta, reflexiono aunque sea tarde. Honestamente eso pasa en muchos de nosotros, pues tenemos un gran dilema en nuestro mundo: Las acciones siempre van a ser admiradas, ignoradas, comentadas, censuradas…, pero esa no es nuestra principal función. En ocasiones podemos ser instrumentos de bien para los criticados, o nos convertimos en azotes para su gestión.
Para todos, criticados o críticos llegue esta reflexión. A un individuo dotado de auténtico espíritu emprendedor, pero al que desalentaban las frecuentes críticas que le hacían, le dijo su maestro: “Escucha las palabras del crítico, ellas te dirán lo que tus amigos tratan de ocultarte”, y añadió: “Pero no dejes que te abrumen ellas, pues nunca se ha erigido una estatua en homenaje a un crítico. Las estatuas son para los criticados”.
Dicho esto, te ruego, hermano o amigo que lees esta porción, que camines impertérritamente y lucha, realiza, emprende sin temor, que al compás de las críticas se erigen las más grandiosas y mejores obras.

-Sergio González

Ante la adversidad, prevalece con optimismo.

Escrito por Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UNA RIQUEZA ETERNA

CUESTIÓN DE PERSPECTIVA