in

Lo Amo!Lo Amo!

EL PROPÓSITO DE LA TRIBULACIÓN

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Junio 11, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Salmo 77:6-11
Vespertina Hebreos 12:5-11

Dios conoce nuestra contextura débil y frágil como seres humanos que somos y también nos conoce a cada uno de nosotros en particular, con nuestras debilidades particulares. Y no sólo las conoce, sino que también nos dice el salmista que se compadece de nosotros en vista de tal fragilidad, pero si no estamos preparados para esos períodos repentinos de aflicciones que llegan a nuestras vidas, pasamos entonces por experiencias similares a las de Asaf.
Hubo un momento en la vida de Asaf cuando su aflicción era tan grande que por un instante su alma se llenó de dudas respecto a la bondad y la misericordia de Dios. Es en momentos como estos cuando nos preguntamos: “¿Estará Dios realmente preocupado por mí? Si es así, ¿entonces por qué tanta aflicción?”
Hermanos, Dios no se deleita en nuestras aflicciones. Sin embargo, nos expone a grandes y gravosos sufrimientos por cuanto estos son necesarios. Un padre no se deleita al reprender a un hijo; pero si es un padre instruido en la Escritura sabe que es necesario, aunque no sea agradable. Tampoco nos deleitamos al ver como nuestros hijos se caen cuando están aprendiendo a caminar, o a montar bicicletas; pero sabemos que tales caídas son necesarias para el desarrollo de ellos. De igual modo, aunque Dios no se deleita en afligirnos, providencialmente nos aflige por cuanto sabe que tales aflicciones son necesarias para nuestro crecimiento espiritual.

-Antonio Corrales

En medio de las aflicciones aprendemos a valorar y a agradecer las bendiciones de Dios.

Escrito por Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SEÑOR Y SALVADOR

LA ÚNICA DIFERENCIA QUE IMPORTA