in

Lo Amo!Lo Amo!

Él nos espera

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Enero 15, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Mateo 27:20
Vespertina Mateo 27:21

Quizá desde algún agujero de la puerta de su celda, pudo observar con dolor el flagelo de aquel hombre extraordinario. En algún punto de su desordenada vida tuvo que haberse cruzado con Él, observando algún milagro o, simplemente, escuchando de pasada alguna de sus máximas. Pienso que así debe haber sido, de lo contrario no hubiera reconocido su propia condición y decir de Jesús: “…mas este ningún mal hizo”, como tampoco se hubiera dirigido a Él para suplicarle: “Acuérdate de mí cuando vinieres a tu reino”.
Fue claro y preciso en su petición. ¿De dónde sacaba esas ideas este delincuente arrepentido?, pues el Señor no estaba predicando allí en el Gólgotha.
Cómo haya sido, lo sabía, y mientras que Pilato tuvo que vivir el resto de su vida con el peso de la impotencia, sintiéndose quizá como un miserable instrumento de la providencia, y mientras que de Caifás se dice que nunca más volvió a ser el mismo, que se olvidó de sonreír y hasta de hablar…, el ladrón de la cruz se despide de este mundo como el primer candidato directo al reino de los cielos. Bendito sea el Señor que nos espera también a nosotros en el paraíso para un reposo eterno.

-I. C. A.

El corazón puede un día dejar de latir, pero Aquel que estuvo en la cruz, nunca dejará de amar.

Experto

Written by Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

What do you think?

1 punto
Upvote Downvote

Amor Por Las Almas

Respeta mi casa