in

Lo Amo!Lo Amo!

EL BORDE DE SU VESTIDO

Devocional en audio “Amanecer con Cristo” de Febrero 11, basado en el Libro Mesa de Fe

Matutina Lucas 8:43-48
Vespertina Lucas 18:35-43

Cuántas veces en nuestra vida hemos necesitado un milagro. Algo grande que solucione el problema: “Que podamos ser sanos de la enfermedad. Restauración espiritual y emocional en el hogar”. Mil situaciones sin salida que requieren de algo extremo, de magnitud gigantesca para resolverlas. Y pensamos que somos los únicos que estamos atravesando por semejante prueba, sufriendo tan terrible dolor, llorando sin consuelo.
La mujer enferma de flujo de sangre, había agotado todos sus recursos durante los últimos doce años de su vida. Ya no le quedaba ninguna salida, porque había consumido todas sus posibilidades económicas y emocionales, buscando salud para su cuerpo y aceptación para su persona. El estigma de su impureza perpetua la hacía extraña aun para los suyos. Cuando de pronto surgió una leve posibilidad, un tanto riesgosa si era descubierta, pero era tal su necesidad que, temblorosa y con miedo, buscó la manera de acercarse a Jesús. “Si tan sólo tocare el borde de su manto, seré sana”.
Cuando el milagro se realizó, Jesús hace que ella se identifique para testimonio a muchos y por su fe no sólo le dio salud para su cuerpo, sino salvación para su alma.
En tu dolor sin nombre, en tu angustia perenne, acércate al Maestro, que tu mano abierta se extienda hasta su manto, y con tan sólo que toques el borde será hecho el bien que te hace falta, y verás en tu vida realizarse el milagro que tanto necesitas.

-Judith Stone

Acércate, ten fe, el Maestro te llama.

Escrito por Paola Peña

Soy una joven cristiana, servidora de Jesucristo. De nacionalidad colombiana. Alegre, sencilla, divertida. Soy una mujer romántica felizmente casada y muy enamorada. Madre de tres hermosuras, mi misión: predicar el evangelio y llevarlo a todas partes y te invito a través de esta página #NoLoDejesEnVisto a que tú también seas un portador de buenas nuevas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EL CAMBIO QUE HACE JESÚS

EL EJEMPLO DE JESÚS